[Laudes] [Angelus] [Nona] [Vísperas] [Completas] [El Santo Rosario]
[Inicio]

Oficio de lectura
Lunes XXV Ordinario

I semana

INVITATORIO

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant Entremos en la presencia del Señor dándole gracias.
[Sal 94] ó [Sal 99] ó [Sal 66] ó [Sal 23]

HIMNO

Dios de la tierra y del cielo,
que por dejarlas más clara,
las grandes aguas separas,
pones límite al cielo.

Tú que das cauce al riachuelo
y alzas la nube a la altura,
tú que, en cristal de frescura,
sueltas las aguas del río
sobre las tierras de estío,
sanando su quemadura,

danos tu gracia, piadoso,
para que el viejo pecado
no lleve al hombre engañado
a sucumbir a su acoso.

Hazlo en la fe luminoso,
alegre en austeridad,
y hágalo tu claridad
salir de sus vanidades;
dale, Verdad de verdades,
el amor a tu verdad. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 Sálvame, Señor, por tu misericordia.

- Salmo 6 -

Señor, no me corrijas con tu ira,
no me castigues con cólera.
Misericordia, Señor, que desfallezco;
cura, Señor, mis huesos dislocados.
Tengo el alma en delirio,
y tú, Señor, ¿hasta cuando?

Vuélvete, Señor, liberta mi alma,
sálvame por tu misericordia.
Porque en el reino de la muerte nadie te invoca,
y en el abismo, ¿quién te alabará?

Estoy agotado de gemir:
de noche lloro sobre el lecho,
riego mi cama con lágrimas.
Mis ojos se consumen irritados,
envejecen por tanta contradicciones.

Apartaos de mí los malvados,
porque el Señor ha escuchado mis sollozos;
el Señor ha escuchado mi súplica,
el Señor ha aceptado mi oración.

Que la vergüenza abrume a mis enemigos,
que avergonzados huyan al momento.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 Sálvame, Señor, por tu misericordia.

Ant. 2 El Señor es el refugio del oprimido en los
momentos de peligro.

Salmo 9A
--I--

Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
proclamando todas tus maravillas;
me alegro y exulto contigo
y toco en honor de tu nombre, ¡oh Altísimo!

Porque mis enemigos retrocedieron,
cayeron y perecieron ante tu rostro.
Defendiste mi causa y mi derecho
sentado en tu trono como juez justo.

Reprendiste a los pueblos, destruiste al impío
y borraste para siempre su apellido.
El enemigo acabó en ruina perpetua,
arrasaste sus ciudades y se perdió su nombre.

Dios está sentado por siempre
en el trono que ha colocado para juzgar.
Él jusgará el orbe con justicia
y regirá los pueblos con rectitud.

Él será refugio del oprimido,
su refugio en los momentos de peligro.
Confían en ti los que conocen tu nombre,
porque no abandonas a los que te buscan.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 El Señor es el refugio del oprimido en los
momentos de peligro.

Ant. 3 Narraré tus hazañas en las puertas de Sión.

-II -

Tañed en honor del Señor, que reside en Sión;
narrad sus hazañas a los pueblos;
él venga la sangre, él recuerda,
y no olvida los gritos de los humildes.

Piedad, Señor; mira cómo me afligen mis enemigos;
levántame del umbral de la muerte,
para que pueda proclamar tus alabanzas
y gozar de tu salvación en las puertas de Sión.

Los pueblos se han hundido en la fosa que hicieron,
su pie quedó prendido en la red que escondieron.
El Señor apareció para hacer justicia,
y se enredó el malvado en sus propias acciones.

Vuelvan al abismo los malvados,
los pueblos que olvidan a Dios.
Él no olvida jamás al pobre,
ni la esperanza de humilde perecerá.

Levántate, Señor, que el hombre no triunfe:
sean juzgados los gentiles en tu presencia.
Señor, infundeles terror,
y aprendan los pueblos que no son más que hombres.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Narraré tus hazañas en las puertas de Sión.

VERSÍCULO

V. Enséñame a cumplir tu voluntad.
R. Y a guardarla de todo corazón.

PRIMERA LECTURA

Del libró del profeta Isaías
3, 1-15

Mirad que el Señor de los ejércitos aparta de Jerusa-
lén y de Judá todo apoyo y sostén: todo sustento dé pan,
todo sustento de agua, capitán y soldado, juez y profe-
ta, adivino y anciano, alférez y notable, consejero y
artesano, y experto en encantamientos.

Nombraré jefes a muchachos, los gobernarán mozal-
betes, se atacará la gente, unos a otros, un hombre a su
prójimo; se amotinarán muchachos contra ancianos, ple-
beyos contra nobles. Un hombre tomará a su hermano
en la casa paterna y le dirá:

«Tienes un manto, sé nuestro jefe, toma el mando de
esta ruina.»

El otro protestará:

«No soy médico y en mi casa no hay pan, ni tengo
manto: no me nombréis jefe del pueblo.»

Se desmorona Jerusalén, Judá se derrumba: porque
hablaban y actuaban contra el Señor rebelándose en pre-
sencia de su gloria. Su descaro testimonia contra ellos,
publican sus pecados, no los ocultan: ¡Ay de ellos, que
se acarrean su desgracia! Dichoso el justo: le irá bien,
comerá el fruto de sus acciones. ¡Ay del malvado!: le
irá mal, le darán la paga de sus obras. Pueblo mío, te
oprimen jovenzuelos, te gobiernan mujeres; pueblo mío,
tus guías te extravían, destruyen tus senderos.

El Señor se levanta a juzgar, se ha puesto en pie para
sentenciar a su pueblo. El Señor viene a juzgar a los
jefes y príncipes de su pueblo: Vosotros devastabais las
viñas y tenéis en vuestra casa lo robado al pobre. ¿Por
qué trituráis a mi pueblo y aplastáis el rostro de los
desvalidos? —oráculo del Señor de los ejércitos—.

Responsorio

R. Dichoso el justo: le irá bien, comerá el fruto de sus
acciones. * ¡Ay del malvado!: le irá mal, le darán la
paga de sus obras.

V. El Señor se levanta a juzgar, se ha puesto en pie
para sentenciar a su pueblo.

R. ¡Ay del malvado!: le irá mal, le darán la paga de
sus obras.

SEGUNDA LECTURA

Del Sermón de san Agustín, obispo, Sobre los pastores

No recogéis las descarriadas ni buscáis a las perdidas.
En cierta manera puede decirse que vivimos en este
mundo rodeados de ladrones y de lobos rapaces; por ello
os exhortamos a que, ante tales peligros, no dejéis de
orar. Además las ovejas son rebeldes; si, cuando se des-
carrían, vamos tras ellas, ellas, para engaño y perdición
suya, huyen de nosotros, diciendo: «¿Qué queréis de
nosotras? ¿Por qué nos buscáis?» Como si no fuera un
mismo y único motivo el que nos hace desear tenerlas
cercanas y el que nos obliga a buscarlas cuando las ve-
mos lejos; las deseamos, en efecto, cerca, porque cuando
se alejan se descarrían y se pierden. «Si vivo en el error
—dicen—, si camino hacia la perdición, ¿por qué me bus-
cas?, ¿por qué me deseas?» Precisamente porque vives en
el error quiero llevarte de nuevo al buen camino; porque
te estás perdiendo deseo encontrarte de nuevo.

«Pero yo —dice la oveja— deseo vivir en el error, quie-
ro perecer.» Así pues, ¿quieres vivir en el error y caminar
a la perdición? Pues si tú deseas esto, yo, con mayor
ahínco, deseo lo contrario. Y además no dejaré de írtelo
repitiendo, aunque con ello llegue a importunarte, pues
escucho al Apóstol que me dice: Proclama la palabra, in-
siste con oportunidad o sin ella. ¿A quiénes se anuncia la
buena nueva con oportunidad? ¿A quiénes se les anuncia
sin ella? Con oportunidad se anuncia a quienes desean es-
cucharla, sin oportunidad a quienes no lo desean. Por
tanto, aunque sea importuno, me atreveré a decirte: «Tú
deseas andar por el camino del error, tú deseas perecer,
pero yo deseo todo lo contrario.» Aquel que puede hacer-
me temer en el último día no me permite abandonarte;
si te abandonara en tu error, él me increparía, diciéndo-
me: No recogéis las descarriadas ni buscáis a las perdi-
das. ¿Acaso piensas que te temeré más a ti que a él? Pues,
iodos tendremos que comparecer ante el tribunal de
Cristo.

Iré, poír tanto, tras la descarriada, buscaré a la perdi-
da. Lo haré tanto si lo deseas como si no lo deseas.
Y aunque, mientras voy tras ella, las zarzas de las selvas
desgarraren mi carne, estoy dispuesto a pasar por los
más difíciles y estrechos caminos y a penetrar en todos
los cercados. Mientras el Señor, el único a quien temo,
me dé fuerzas haré cuanto esté en mi mano. Forzaré a la
descarriada al retorno, buscaré a la perdida. Si quieres
que no sufra, no te descarríes, no te apartes del buen
camino. Y aun es poco el dolor que siento al ver que vas
descarriada y en camino de perdición; temo, además, que
si a ti te abandonara daría incluso muerte a las ovejas
sanas. Mira, si no, lo que se dice en el texto a continua-
ción: Maltratáis brutalmente a las fuertes. Si descuido,
pues, a la que se descarría y se pierde, la que está fuerte
deseará también andar por los caminos del error y de la
perdición.

Responsorio

R. No retengas tu palabra ni ocultes tu sabiduría, cuan-
do puedan ser ellas instrumento de salvación; * pues
la sabiduría se da a conocer en el hablar, y los co-
nocimientos en las palabras de la lengua.

V. Proclama la palabra, insiste con oportunidad o sin
ella, persuade, reprende, exhorta, armado de toda
paciencia y doctrina.

R. Pues la sabiduría se da a conocer en el hablar, y los
conocimientos en las palabras de la lengua.

ORACIÓN.

Oremos:
Oh Dios, has hecho del amor a ti y a los hermanos la
plenitud de la ley; concédenos cumplir tus mandamien-
tos y llegar así a la vida eterna. Por nuestro Señor Jesu-
cristo; tu Hijo.

CONCLUSIÓN.

V. Bendigamos al Señor.
R, Demos gracias a Dios.

Donativos

Esta página fue digitalizada por
El Equipo de oficiodivino.com
oficiodivino@hotmail.com

En Twitter: @oficiodivinomx

En YouTube: oficiodivino

Si deseas ayudarnos:
[Tu ayuda]

2021

[Laudes] [Angelus] [Nona] [Vísperas] [Completas] [El Santo Rosario]
[Inicio]