[Laudes] [Angelus] [Nona] [Vísperas] [Completas] [El Santo Rosario]
[Inicio]

Oficio de lectura
Domingo XXIX Ordinario

I semana

Martha de Jesús+
1941-2008

Daniel +
1972-2001

INVITATORIO

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant Venid, aclamemos al Señor, demos vítores
a la Roca que nos salva. Aleluya. +
[Sal 94] ó [Sal 99] ó [Sal 66] ó [Sal 23]

HIMNO

Primicias son del sol de su Palabra
las luces fulgurantes de este día;
despierte el corazón, que es Dios quien llama,
y su presencia es la que ilumina.

Jesús es el que viene y que pasa
en Pascua permanente entre los hombres,
resuena en cada hermano su palabra,
revive en cada vida sus amores.

Abrid el corazón, es él quien llama
con voces apremiantes de ternura;
venid: habla, Señor, que tu palabra
es vida y salvación de quien la escucha.

El día del Señor, eterna Pascua,
que nuestro corazón inquieto espera,
en ágape de amor ya nos alcanza,
solemne memorial en toda fiesta.

Honor y gloria al Padre que nos ama,
y al Hijo que preside esta asamblea,
cenáculo de amor le sea el alma,
su Espíritu por siempre sea en ella. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 El árbol de la vida es tu cruz, oh Señor.

- Salmo 1 -

Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto a su tiempo
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
En el juicio los impíos no se levantarán,
ni los pecadores en la asamblea de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 El árbol de la vida es tu cruz, oh Señor.

Ant. 2 Yo mismo he establecido a mi Rey en Sión, mi
monte santo.

Salmo 2

¿Por qué se amotinan las naciones,
y los pueblos planean un fracaso?

Se alían los reyes de la tierra,
los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Mesías:
"Rompamos sus coyundas,
sacudamos su yugo."

El que habita en el cielo sonríe,
el Señor se burla de ellos.
Luego les habla con ira,
los espanta con su cólera:
"Yo mismo he establecido a mi Rey
en Sión, mi monte santo."

Voy a proclamar el decreto del Señor;
él me ha dicho: "Tú eres mi Hijo:
yo te he engendrado hoy.
Pídemelo: te daré en herencia las naciones,
en posesión los confines de la tierra:
los gobernarás con cetro de hierro,
los quebrarás como jarro de loza."

Y ahora, reyes, sed sensatos;
escarmentad los que regís la tierra:
servid al Señor con temor,
rendidle homenaje temblando;
no sea que se irrite, y vayáis a la ruina,
porque se inflama de protno su ira.
¡Dichosos los que se refugian en él!

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Yo mismo he establecido a mi Rey en Sión, mi
monte santo.

Ant. 3 Tú, Señor, eres mi escudo y mantienes alta mi cabeza.

-Salmo 3-

Señor, cuántos son mis enemigos,
cuántos se levantan contra mí;
cuántos dicen de mí:
"Ya no lo protege Dios."

Pero tú, Señor, eres mi escudo y mi gloria,
tu mantienes alta mi cabeza.
Si grito invocando al Señor,
él me escucha desde su monte santo.

Puedo acostarme y dormir y despertar:
el Señor me sostiene.
No temeré al pueblo innumerable
que acampa a mi alrededor.

Levántate, Señor;
sálvame, Dios mío:
tu golpeaste a mis enemigos en la mejilla,
rompiste los dientes de los malvados.

De ti, Señor, viene la salvación
y la bendición sobre tu pueblo.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Tú, Señor, eres mi escudo y mantienes alta mi cabeza.

VERSÍCULO

V. La palabra de Cristo habite con toda riqueza
en vosotros.
R. Exhortándoos mutuamente con toda sabiduría.

PRIMERA LECTURA

Del libro de Ben Sirá
26, 1-4. 12-23

Dichoso el marido de una mujer buena: se doblarán
los años de su vida. La mujer hacendosa hace prosperar
al marido, él cumplirá sus días en paz. Mujer buena es
buen partido que recibe el que teme al Señor: sea rico
o pobre, estará contento y tendrá cara alegre en toda
sazón.

Mujer adúltera tiene ojos engreídos, y se la conoce en
los párpados. Vigila bien a la joven desenvuelta, no sea
que, si ve descuido, se aproveche. Guárdate bien de sus
ojos descarados, y no te extrañes si te llevan al mal.
Porque abre la boca como viajero sediento y bebe de
cualquier fuente a mano; se sienta frente a cualquier
estaca y abre la aljaba a cualquier flecha.

Mujer hermosa deleita al marido, mujer prudente lo
robustece; mujer discreta es don del Señor: no se paga
un ánimo instruido; mujer modesta duplica su encanto:
no hay belleza que pague un ánimo casto. El sol brilla
en el cielo del Señor, la mujer bella en su casa bien
arreglada; lámpara que luce en candelabro sagrado es
un rostro hermoso sobre un tipo esbelto; columnas de
oro sobre plintos de plata son piernas firmes sobre pies
hermosos.

Responsorio

R. El sol brilla en el cielo del Señor, la mujer bella en
su casa bien arreglada. * Mujer modesta duplica su
encanto.

V. Dichoso el marido de una mujer buena: se doblarán
los años de su vida.

R. Mujer modesta duplica su encanto.

SEGUNDA LECTURA

Del Comentario de san Cirilo de Alejandría, obispo, so-
bre el profeta Ageo

La venida de nuestro Salvador en el tiempo fue como
la edificación de un templo sobremanera glorioso; este
templo, si se compara con el antiguo, es tanto más exce-
lente y preclaro cuanto el culto evangélico de Cristo
aventaja al culto de la ley o cuanto la realidad sobre-
pasa a sus figuras. Con referencia a ello, creo que puede
también afirmarse lo siguiente: El templo antiguo era
uno solo, estaba edificado en un solo lugar y sólo un
pueblo podía ofrecer en él sus sacrificios. En cambio,
cuando el Unigénito se hizo semejante a nosotros, como
el Señor es Dios: él nos ilumina, según dice la Escritura,
la tierra se llenó de templos santos y de adoradores innu-
merables, que veneran sin cesar al Señor del universo
con sus sacrificios espirituales y sus oraciones. Esto es,
según mi opinión, lo que anunció Malaquías en nombre
de Dios, cuando dijo: Desde el oriente haáta el poniente
es grande mi nombre entre las naciones, y en todo lugar
se ofrecerá incienso a mí nombre, y una oblación pura,

En verdad, la gloria del nuevo templo, es decir, de la
Iglesia, es mucho mayor que la del antiguo. Quienes se
desviven y trabajan solícitamente en su edificación ob-
tendrán, como premio del Salvador y don del cielo, al
mismo Cristo, que es la paz de todos, por medio de quien
tenemos acceso al Padre en un solo Espíritu; así lo de-
clara el mismo Señor, cuando dice: En este sitio daré la
paz a cuantos trabajen en la edificación de mi templo.
De manera parecida, dice también Cristo en otro lugar:

Mi paz os doy. Y Pablo, por su parte, explica en qué
consiste esta paz que se da a los que aman, cuando dice:
La paz de Dios, que está por encima de todo conocimien-
to, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos
en Cristo Jesús. También oraba en este mismo sentido
el sabio profeta Isaías, cuando decía: Señor, tú nos da-
rás la paz, porque todas nuestras empresas nos las rea-
lizas tú. Enriquecidos con la paz de Cristo, fácilmente
conservaremos la vida del alma y podremos encaminar
nuestra voluntad a la consecución de una vida virtuosa.
Por tanto, podemos decir que se promete la paz a
todos los que se consagran a la edificación de este tem-
plo, ya sea que su trabajo consista en edificar la Iglesia
en el oficio de catequistas de los sagrados misterios, es
decir, colocados al frente de la casa de Dios como mis-
tagogos, ya sea que se entreguen a la santificación de sus
propias almas, para que resulten piedras vivas y espiri-
tuales en la construcción del templo del Espíritu, for-
mando un sacerdocio sagrado. Todos estos esfuerzos lo-
grarán, sin duda, su finalidad y quienes actúen de esta
forma alcanzarán sin dificultad la salvación de'su alma.

Responsorio

R. Dichosos los que viven en tu casa, Señor, * ellos
te alabarán eternamente.

V. En aquel día se unirán al Señor muchos pueblos, y
serán su pueblo.

R. Ellos te alabarán eternamente.

HIMNO FINAL

Señor, Dios eterno, alegres te cantamos,
a ti nuestra alabanza,
a ti, Padre del cielo, te aclama la creación.

Postrados ante ti, los ángeles te adoran
y cantan sin cesar:

Santo, santo, santo es el Señor,
Dios del universo;
llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

A ti, Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles,
la multitud de los profetas te enaltece,
y el ejército glorioso de los mártires te aclama.

A ti la Iglesia santa,
por los confines extendida,
con júbilo te adora y canta tu grandeza:

Padre, infinitamente santo,
Hijo eterno, unigénito de Dios,
Santo Espíritu de amor y de consuelo.

Oh Cristo, tú eres el Rey de la gloria,
tú el Hijo y Palabra del Padre,
tú el Rey de toda la creación.

Tú, para salvar al hombre,
tomaste la condición de esclavo
en el seno de una virgen.

Tú destruiste la muerte
y abriste a los creyentes las puertas de la gloria.

Tú vives ahora,
inmortal y glorioso, en el reino del Padre.

Tú vendrás algún día,
como juez universal.

Muéstrate, pues, amigo y defensor
de los hombres que salvaste.

Y recíbelos por siempre allá en tu reino,
con tus santos elegidos.

Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice a tu heredad.

Sé su pastor,
y guíalos por siempre.

Día tras día te bendeciremos
y alabaremos tu nombre por siempre jamás.

Dígnate, Señor,
guardarnos de pecado en este día.

Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.

A ti, Señor me acojo,
no quede yo nunca defraudado.

ORACIÓN.

Oremos:
Dios todopoderoso y eterno, haz que nuestra voluntad
sea siempre dócil a la tuya y que te sirvamos con un
corazón sincero. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSIÓN.

V. Bendigamos al Señor.
R, Demos gracias a Dios.

Esta página fue digitalizada por
El Equipo de oficiodivino.com
oficiodivino@hotmail.com

En Twitter: @oficiodivinomx

En YouTube: oficiodivino

Si deseas ayudarnos:
[Tu ayuda]

2020

[Laudes] [Angelus] [Nona] [Vísperas] [Completas] [El Santo Rosario]
[Inicio]